miércoles, 5 de marzo de 2014

Reseña: Sin Identidad - Rae Mariz

Título: Sin identidad
Título original: The unidentified
Autora: Rae Mariz
Editorial: SM
Formato: papel, tapa blanda con solapas

“Hace años, el gobierno vio que no tenía dinero para la educación. Las empresas reaccionaron y crearon el Juego, un entorno educativo diseñado para nosotros.

El Juego nos da la libertad y la seguridad que no tenemos en la calle. A cambio, las empresas nos observan para hacer estudios de mercado. ¿Y a quién le importa eso? El sistema nos beneficia a todos: al gobierno, a la economía y a los estudiantes.

Entonces, ¿por qué ha aparecido en mi instituto un grupo que se opone al Juego haciendo gamberradas siniestras? ¿Qué pretenden conseguir? Lo único que sé de ellos es su nombre: los Sin Identidad.”

OPINIÓN PERSONAL
No había leído nada de este libro hasta que de refilón captó mi atención en la estantería de la librería. Tengo que decir que eso del código de barras tapando los ojos de la chica en la portada hizo que le diera la vuelta y leyera la sinopsis que, en un principio me resultó interesante. Con ello quiero decir que iba sin ninguna referencia  previa del libro, lo cual a veces, también tiene su punto positivo.

Sin Identidad se desarrolla en una sociedad del futuro, si bien, no nos dan una fecha determinada sí podríamos aventurar no muy lejana de la nuestra pero donde las telecomunicaciones y el mundo de la propaganda empresarial está mucho más desarrollado. De hecho, ellos son los poderosos, los que, tuvieron que ayudar al gobierno creando el Juego, un sustituto de la enseñanza tal y como hoy la conocemos, porque éste se quedó sin dinero en las arcas públicas para seguir financiándolo.

Por eso, en lugar de enseñar matemáticas, lengua, física, etc. en un aula de instituto, estas empresas se hicieron con antiguos centros comerciales que adaptaron a sus necesidades, donde los alumnos aprenden a partir de videojuegos o juegos de simulación de realidad virtual. En el Juego, pocos adolescentes se preocupan por sus notas ya que todo se basa en puntuaciones de videojuegos, participación en talleres y, sobretodo, ser un alumno patrocinado por una marca. Eso, para estos chavales es lo máximo a alcanzar.

Vivimos este mundo a través de los ojos de Kid, una joven de mente despierta, que adora la música y tocar con sus dos mejores amigos: Mikey, un apasionado de los robots y Aria, el prototipo de chica que hace todo lo posible para llamar la atención de los sponsors y lograr el patrocinio de uno de ellos. Al principio todo parece bien, pero un incidente en la hora del descanso algo macabro hace que a Kid le entre curiosidad por saber quiénes son los artífices. Su investigación le lleva a relacionarse con personas que ella pensó inalcanzables, como el chico que le gusta y su grupo de amigos. Además, de los que organizaron el evento macabro, un grupo inconformista que se hace llamar los Sin Identidad.

Es un libro donde los tópicos de la actitud adolescente están maximizados. Lo que hizo que, al principio me costara engancharme al libro, pero poco a poco, te das cuenta que hay más de lo que parece a primera vista, que algunos de ellos son más de lo que parecen, y que, en ese mundo que parece súper controlado pero que les ofrece “libertad” de expresión, hay algo que no huele bien, por lo que al final, me lo leí rapidísimo, pues quería saber quién estaba detrás de todo y como lo habían conseguido. De hecho, todas mis teorías se quedaron en la nada porque para nada me esperaba un final como ese.

Una de las cosas que me gustó es que cuando se envían mensajes en red te los escribe tal cual, como si estuvieras mirando twitter.   

Sin embargo, tengo que decir que es un libro con un público objetivo. Mientras lo leía no paraba de pensar que sería un libro genial para discutir en un aula de 3º o 4º de ESO, donde los adolescentes son influenciables por la moda y las nuevas tendencias, y este libro es justo una crítica enorme a todo eso. Pero aunque seas más mayor también puedes conectar porque, hoy en día el consumismo está a pie de calle y a mayor o menor nivel todos hacemos uso de él. Tiene, también, otra crítica a la privacidad en las redes sociales que también me gustó.

En resumen, Sin Identidad es un libro autoconclusivo con muchos tópicos de la estructura social del “típico” instituto americano, pero que pese a ello, logra enganchar por su literatura ágil y su gran crítica social.


VALORACIÓN 

No hay comentarios:

Publicar un comentario